Por Rubén Ricaño Escobar\r\n\r\nEl Gobernador Javier Duarte de Ochoa instruyó a su equipo de trabajo a involucrar a la sociedad y a los actores sociales en los programas y acciones de gobierno como forma de consolidar el desarrollo y la prosperidad. Sin duda un acierto pues lo desafíos actuales del desarrollo obligan a ejercer una nueva forma de gobernar en donde la participación de todos esté presente. Gobernanza es el término correcto cuando se establece un gobierno en red que involucra a otras instancias y sobre todo cuando la voz de la sociedad está presente. Hemos dicho en repetidas ocasiones que gobernar hoy implica establecer un gobierno-red con diferentes niveles acción territorial, que debe contar con la presencia y la concertación de aquellos actores que tienen la capacidad para poder impulsar proyectos complejos de transformación social, uno de esos proyectos es el programa emblema de la presente administración “Adelante”. La idea del mandatorio es clara y correcta, a veces ocurre que el equipo cercano no llega a comprender completamente la visión del líder y desvían la política de inclusión social con resultados poco deseables. En el caso de Veracruz, en los últimos meses se ha percibido en el ambiente un divorcio o alejamiento entre el gobierno y ciudadanos lo cual no es recomendable pues no ayuda al desarrollo y termina por afectar el trabajo del gobierno que pierde legitimidad y repercute en la insatisfacción social.\r\n\r\nLa relación gobierno sociedad ha adquirido relevancia en las redes sociales y no se percibe muy buena, la ciudadanía debe estar muy unida con sus gobernantes, por eso la instrucción del Gobernador a los miembros de su gabinete es alentadora y se lee como una muestra de apertura, inclusión y concordia en momentos difíciles para Veracruz por dos factores fundamentales, la crisis económica que afecta a todos los estratos sociales y la crisis de seguridad que ha permeado en el territorio, causando descontento e insatisfacción social, no obstante quienes le apostamos al desarrollo y la prosperidad trabajamos por generar condiciones de armonía, trabajo y concordia, “Unidad y Trabajo” decía el gran Gobernador Don Rafael Hernández Ochoa, ese lema compendiaba todo. Pero gobernar no es cosa fácil pues significa estar consciente de la existencia de múltiples intereses legítimos y con capacidad decisiva, así como de la necesidad de gestionar intereses que no siempre son convergentes y aún más, gobernar hoy requiere de la instrumentos de dirección y gestión con capacidad para articular la complejidad más importante del presente siglo, la complejidad social como lo dice Jordí Borja en su obra la Ciudad y la Nueva Ciudadanía.\r\n\r\nLo dijo el Gobernador, hay que ciudadanizar el Gobierno y esa es una noticia estupenda pues cada vez hay una ciudadanía más preparada, participativa, exigente y organizada, hay muchas organizaciones de la sociedad civil que trascendiendo a los tres ámbitos de gobierno están trabajando por el desarrollo, en el caso nuestro un importante grupo de estudiosos hemos fundado el Centro Municipalista para el Desarrollo, asociación civil que tiene como misión el fortalecimiento de los gobiernos locales, la promoción del desarrollo, de la investigación y la formación de una nueva clase de gerentes públicos, hemos realizado múltiples eventos, becado al extranjero para realizar cursos e investigaciones a un importante número de servidores públicos, todo sin ánimo de lucro ni fines partidistas, a pesar de ello, hemos remado contracorriente al ver la exclusión y cerrazón de las áreas del gobierno estatal que se niegan a participar con nosotros y que obstaculizan nuestra labor como sociedad civil organizada que trabaja en la construcción de una sociedad más culta, más sana, más justa, que viva con prosperidad y bienestar, por eso nos congratula que el Gobernador Javier Duarte instruya a su gabinete para que se acerque a la gente e incluya en el gobierno a las iniciativas ciudadanas, los desafíos del desarrollo requieren de la participación no solo de los gobiernos, si no de la sociedad. Los nuevos gobernantes, sobre todo los jóvenes que no han tenido mucha experiencia en las tareas del gobierno deben entender que deshacerse de la experiencia es equiparable al suicidio del gobierno, no se puede suprimir a aquellas personas que han demostrado capacidad, conocimiento y responsabilidad en el gobierno, por el contrario se debe aprender de ellos e incluirlos también.\r\n\r\nrubenricano@centromunicipalista.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *